REBELDÍAS LÉSBICAS COLOMBIA #SOSColombia NOS SIGUEN MATANDO

COMUNICADO A LA OPINIÓN PÚBLICA NACIONAL E INTERNACIONAL




5 de Mayo de 2021

Somos lesbianas feministas de Colombia y con preocupación, dolor e indignación queremos denunciar ante los ojos de Latinoamérica y el mundo la masacre de nuestro pueblo. Hoy nos estamos levantando en contra de las medidas neoliberales y necropolíticas de un estado negligente y asesino que desde el gobierno de turno de Iván Duque y el partido Centro Democratico liderado por quien consideramos el mayor genocida del pueblo colombiano: Alvaro Uribe Velez, pretende seguir enriqueciendo a los más ricos y empobreciendo y asesinando a los más pobres.


Desde el día miércoles 28 de abril de 2021 se ha dado un gran levantamiento popular que ha colmado las calles de Colombia desde sus diversos sectores. La motivación inicial fue tumbar la última reforma tributaria del gobierno de Duque, con la que se buscaba que los sectores más afectados actualmente por la pandemia, asumieran desde sus precarias economías el déficit fiscal generado por la mala gestión y la corrupción, que además podría suplirse con el presupuesto invertido en la guerra, la disminución de los sueldos de las y los magistrados-as las y los senadores-as, congresistas, altos cargos del gobierno, haciendo un fuerte control político y fiscal para eliminar la corrupción que por décadas nos aqueja y cobrando los justos impuestos a los grandes capitales privados nacionales e internacionales que hoy se usufructúan de nuestra fuerza de trabajo y de nuestros recursos naturales.


La gran movilización a nivel nacional de los sectores populares logró que el día domingo 2 de mayo que el presidente Ivan Duque comunicara el retiro de dicha reforma y que, luego el ministro de hacienda Alberto Carrasquilla renunciara a su cargo, no obstante, según distintas fuentes esta renuncia ya estaba planeada previamente porque, el hoy exministro se encontraba a espera de renunciar para ejercer un nuevo cargo. La intención del gobierno era que estos acontecimientos regresaran a la población al aparente letargo en el que han logrado mantenernos durante décadas. Sin embargo es claro para quienes conocemos la otra o las otras historias de Colombia, sabemos que este pueblo no ha estado dormido sino atemorizado por una oligarquía sanguinaria que ante un posible retoño de transformación social, política y por supuesto económica del país, ha reaccionado de la manera más violenta, exterminando a toda persona y movimiento que se oponga a sus intereses de clase, en complicidad con multinacionales, medios de comunicación masivos, fuerzas militares, paramilitares y el narcotráfico.


Toda esta historia de guerra en uno de los paises mas violentos e inequitativos del mundo, no ha apagado la esperanza de las mayorías que, además, ya estamos cansadas de tanto atropello, las nuevas generaciones populares tienen razones de sobra para vivir en el “No Futuro” y han perdido el miedo pues las condiciones no dan para esperar mucho en un país que no da garantías para la suplencia de las necesidades más básicas. Por eso, aun sin saber muy bien cómo lograr colectivamente lo que queremos en un país al que se le ha arrebatado el sueño tantas veces, nos volvimos a manifestar contra el mal gobierno de Duque el día lunes 3 de Mayo. Este mismo día el genocida Alvaro Uribe Velez emite por twitter un trino que nos sume en una gran incertidumbre pues se refiere al ataque de una “revolución molecular disipada”, este concepto hace parte de la doctrina de seguridad nacional y el "enemigo interno" en donde se supone que todas las personas que se oponen al gobierno y protestan son guerrillas que están haciendo parte de un plan de la extrema izquierda para desestabilizar la "democracia".


El país está viviendo de manera cruda la dictadura de un gobierno fascista neoliberal en asocio con grupos paramilitares y con unas fuerzas armadas adoctrinadas que ven en el pueblo a su enemigo: toda la población civil que se oponga a este gobierno es hoy objetivo militar en Colombia.

Por redes sociales y medios alternativos se está denunciando un mismo modus operandi por parte de la policía, el ESMAD (Escuadrón Móvil Antidisturbios) y el Ejército, en complicidad con grupos paramilitares en todo el territorio nacional, quienes están usando armas de fuego y hay militares con armas de largo alcance dentro de los cascos urbanos atacando a la población civil, hieren y asesinan a quemarropa a gente desarmada, además, del sobrevuelo con helicópteros y aterrizajes en zonas no autorizadas. Los cuales son hechos gravísimos que no se pueden naturalizar en un Estado que se dice democrático como el colombiano, donde su historia ha demostrado que la democracia no es un hecho sino un campo de disputa permanente.


Estas son las cifras que tenemos de las presuntas violaciones a los derechos humanos desde las 6:00 am del pasado miércoles 28 de Abril hasta las 8:00 am del martes 4 de Mayo. En Colombia ocurrieron a nivel nacional 1.443 casos de violencia por parte de la Fuerza Pública, dentro de los cuales se identificaron:


❖ 31 víctimas de violencia homicida.

❖ 10 victimas de violencia sexual.

❖ 216 víctimas de violencia física.

❖ 77 casos de disparos de armas de fuego.

❖ 21 victimas de agresiones oculares.

❖ 814 detenciones arbitrarias en contra de manifestantes.

❖ 239 intervenciones violentas en el marco de protestas pacíficas.

❖ Respecto a las desapariciones forzadas se tiene información sobre 135 presuntas denuncias en los últimos cinco días, de las cuales 28 personas han aparecido con vida después de sufrir detenciones arbitrarias, torturas y tratos crueles. 107 personas continúan desaparecidas[1].


Lo que sucede hoy en las calles de las ciudades y ruralidades de Colombia es claramente terrorismo de estado para frenar la movilización social generalizada en el país, nacida del inconformismo frente a tantos años de negligencia y violencia por parte del Estado, injusticia e inequidad. La masacre en Colombia no para hace décadas; los acuerdos de paz no se han cumplido; la salud aun en pandemia sigue siendo un negocio para un estado neolibera;, la miseria ha aumentado con la crisis económica generada por la pandemia; las liderezas y los lideres sociales siguen siendo asesinadas-os cada día; los pueblos y comunidades indígenas y afrodescendientes se ven amenazados día a día por la fuerza militar y los grupos narcoparamilitares que arrecian en sus territorios; se ha agudizado la violencia contra las mujeres llevándonos a una emergencia nacional por feminicidios; las violencias heterocisnormativas contra lesbianas, gays, bisexuales y personas trans también son avaladas por políticos que le sirven a los grupos antiderechos-ultraderechistas, muchos de ellos pertenencientes a grupos religiosos de distintas corrientes. La guerra hoy se hace más visible en las grandes ciudades al ser atacada la población civil urbana manifestante. No podemos olvidar que Colombia se desangra hace años en el campo y en las ciudades, hoy se recrudece la violencia a niveles alarmantes.


Como lesbianas feministas, activistas e integrantes de distintas organizaciones lésbicas de la ciudad de Medellín y de Colombia gritamos al unísono y con vehemencia: ¡Gobierno Duque y Uribismo: paren la masacre, los mensajes de odio y la manipulación de la información! ¡Exigimos respeto y garantías para el ejercicio de la protesta social, donde el cuidado de la vida esté en el centro! ¡Justicia para las y los manifestantes que fueron asesinadas-os y violentadas-os en las recientes manifestaciones! Las lesbianas feministas colombianas reivindicamos el legitimo derecho a la protesta social y rechazamos la instrumentalización de las fuerzas armadas como medios de represión de la protesta.


Hacemos un llamado a la comunidad y organizaciones internacionales a realizar acciones contundentes que exijan al gobierno de Iván Duque el cumplimiento de los acuerdos y protocolos internacionales que el Estado colombiano ha firmado para la defensa de los derechos humanos, en el marco del derecho internacional humanitario - DIH. ¡S.O.S. Colombia!

Con plena consciencia del legítimo derecho a la protesta y que nada justifica el uso desproporcionado de la fuerza del Estado contra civiles, de todos modos, a nuestra gente en territorio colombiano le rogamos conciencia de autocuidado por la vida, por ello nos sumamos a lo expresado por distintas organizaciones que han recomendado no realizar ni participar en manifestaciones después de las 6:00 pm, pues está comprobado que los casos más graves de vulneraciones a derechos humanos contra manifestantes han acontecido en horas de la noche.

Por favor ayudar a difundir urgentemente, por todos los medios de comunicación posibles este comunicado y las denuncias que están circulando. Necesitamos que muchos ojos estén puestos en Colombia desde Abya Yala -Latinoamérica, el Caribe- y el mundo para ejercer presión sobre el Estado y así frenar este baño de sangre, porque ayer y hoy nos siguen matando.


!Lesbianas contra la guerra, lesbianas contra el capital,

lesbianas contra el machismo, contra el fascismo, contra el terrorismo neoliberal!


¡Si el pueblo sale a las calles a marchar en plena pandemia, es porque el gobierno es peor que el virus!


¡VIVA EL PARO NACIONAL!


Rebeldías Lésbicas Medellín. Flores Fieras. Amalayá .

[1] Fuentes: Temblores ONG y Mesa Nacional de Trabajo sobre Desaparición Forzada. 4 de Mayo de 2021.




17 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo