Poemas

Por Angélica Peña //



Silueta

Descubro que algo de mi

queda en los trazos confusos

de aquel boceto.

Que permaneció

en la pared blanca,

donde hoy pongo la foto

de un rostro que no reconozco

pero sé que soy yo.



Sin nombre

En el borde

de un sendero obstinado, me lanzo.

A la promesa de ser

lo que no me atrevo.


Capitán del destino

que enfrenta a la incertidumbre,

navega a la mano de demonios.


Respira el coraje

con pasos cautelosos

Y sin importar las tormentas

no abandonará este viaje.



Bendita entre las mujeres

Yo soy María,

la que reza su propio credo.

Porque mis mejillas ya no se sonrojan

por los pecados cometidos

y mis manos no son de porcelana.

Porque no me importa el prójimo

y me niego prestar mi vientre

para ser la madre de alguien.



Beat

En el momento

que viajan las luces

a través de tu cuerpo

y el beat de la música te inunda,

sin saber por qué estás ahí,

descubres que desobedeces.

Que tu egocéntrica juventud

es tu fe en Dios

y que al día siguiente

encontrarás tu redención.


7 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo