La visibilización de la lucha

Actualizado: 4 may



Por Juan Camilo Rivera López - Periódica


El 28 de abril de 2020 se inicia un estallido social al que le esperábamos unas dinámicas claras y tradicionales. Es decir, en palabras muy simples, se inicia una confrontación entre hombres con y sin uniforme. Sin embargo, esta vez iba a ser diferente, y no desde la misma violencia masculina o la confrontación desde la fuerza física, sería desde las expresiones culturales de las personas marginadas por su orientación sexual o identidad de género.


Fue el inicio de este estallido trans maricón, que vale la pena resaltarlo arrancó desde el 28 de abril de 2020, donde se viraliza un video de unas compañeras voggers bogotanas que buscaban confrontar el ESMAD con baile y desde la visibilización de las formas que muchas veces son perseguidas incluso por la misma policía.


En twiiter publicaron las manifestantes :


"Hoy 28 de abril nos tomamos las calles con peluca y tacón par de banderas y todo nuestro arte en pro de luchar por la injusticias nacionales por nuestra comunidad lgbtq+ , la cultura ballroom y el empoderamiento del pueblo colombiano Gracias por ser por existir y por persistir" afirmaron @neni.nova y @piisciiss


En este momento cambia todas las reglas de confrontación. De forma casi inmediata las marchas del paro nacional se vieron teñidas con banderas, colores, bailes, arte y resistencia con consignas desde la resistencia trans, no binarie, maricona y disidente. Periódica tuvo la posibilidad de acompañar una serie de manifestaciones con casa de Vogue, grupos de amigues y colectividades que se sentían convocades a sumarse una lucha de visibilidad, resistencia y cambio.


La contramarcha el 28 de junio, el ‘Toloposungo’ en el marco del paro nacional y el ‘Yo Marcho Trans’ fueron mucho más poderosos y con asistencias históricas. Las últimas manifestaciones han sido un punto de inflexión pues la lucha siempre se ha dado desde los barrios, las calles y las periferias pero ahora se lograba llamar la atención para ponerle más atención a esas luchas que no son cubiertas por medios tradicionales, pues su audiencia se encuentra enfocada en otro rumbo, uno más tradicional.


“Llegamos y la gente nos trató con un respeto que no se había visto en toda la historia. Literalmente, nos abrieron el camino como si fuéramos Moisés y ellos el río” afirmó Myth Drag Queen en la jornada de paro nacional vivida en Medellín,


No es una novedad que las calles y el uso del espacio público han sido arrebatados por el ejercicio del poder heteropatriarcal. Por esto, las protestas no incluían a ninguna disidencia sexual, se entiende que es un espacio masculino en el que hay que tener fuerza física para aportar.


Pero desde esa exclusión histórica, las trans, las maricas, les queer, las drags y demás personas disidentes de la sexualidad y el género han construido una resistencia genuina que ha sido practicada desde la cotidianidad y ahora necesita ser escuchada con urgencia.



Es importante reconocer que las consignas y arengas suelen tener mensajes que son reflejo de la cultura del país, y por tanto del machismo, la misoginia, la homofobia, el racismo y el especismo. Hay mucho camino por recorrer, incomodando y haciendo entender que el poder de la palabra y la representación también es un espacio de lucha. Hay que salir y/o respaldar a quienes salen, el cambio se está dando afuera y es momento de que personas, colectivos y luchas se unan para hacerse notar. No se puede seguir permitiendo que las cifras de muertes, acosos y violencias solo sean un número de paisaje para la sociedad, hay que señalar los actos de odio, las acciones que ponen en riesgo personas y exigir medidas de reparación que permitan soñar con un posible mundo donde quepamos todas, todes y todos.

21 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo