Jardín Travesti

Escrito por: Stephanie Liévano

Foto: Faber Franco.



Discerní algunas de las crónicas de Pedro Lemebel, las cuales fueron guía para el performance del Colectivo Tupamaras, me di cuenta del impacto en las recurrentes imágenes que se tiene sobre la comunidad LGBT, sus voces fuertes, sus recorridos por las calles travestis, sus vestidos de colores vivos y llamativos, los nombres frecuentes de locas, del llamado desesperado a la aceptación, la diferencia y el orgullo de representar la comunidad. Un trabajo arduo por ser reconocidos y valorados por sus esfuerzos, un grito a normalizar las diferencias que en algún momento nos parecen exageradas. Esta voz de Lemebel fue escuchada por varios de su época y aún hoy en día. De hecho, también fueron de gran importancia para el performance de House of Tupamaras en el Jardín Botánico, el 4 de agosto 2020.


Observando las imágenes del colectivo, su puesta en escena performática y comparándolo con lo literario, me interesó este vínculo entre las letras y el cuerpo ¡Cómo los relatos resuenan en el cuerpo!, un sentir de palabras y frases que nos deja este cronista a propósito de la lectura que también se siente, se vive y se experimenta para ser transformada. Entonces, en un primer momento, la lectura confronta nuestros ideales y pensamientos para luego ser desglosada a partir del movimiento y, en un segundo momento, el cuerpo hace parte de un lenguaje que expresa, interviene, reflexiona y da voz a las prácticas de silencio.

Foto: Faber Franco.


Así mismo, estas frases y relatos que hacen parte de Lemebel están más cerca de la danza, una exploración abordada desde los cimientos del movimiento, afianzándolo a las marcas que nos deja la cartografía corporal, para dar vida a la palabra leída, pues la emoción conlleva al movimiento y juntas expresan lo artístico, el cuerpo como transgresor, motor de movimiento y generador de pensamiento. La literatura en esta puesta en escena del colectivo Tupamaras, está impresa por los movimientos desmesurados para dar voz a lo injusto, a la indiferencia y la lucha por la igualdad.


Estas bellas letras que nos deja Lemebel poseen un significado valioso en cada narración, da la posibilidad de imaginar, apropiarse de las palabras para darles vida. Muchas veces, nos preguntamos ¿Qué queda detrás de un movimiento, de una expresión, de un imaginario que nos deja la danza? En mi experiencia con la danza, les diré que las palabras, frases y relatos nos dan gran parte de la interpretación, pero también es un vehículo de aquello que no se puede decir. La literatura nos toca y nos da una mirada diferente de lo que nos rodea, un principio para comprender el mundo y el cuerpo, el medio para expresar sin miedos, sin tabúes, sin callar, el vehículo transformador de la palabra, en un cuerpo de lenguaje y se da a partir de en un movimiento, una emoción, un grito o el mismo silencio.


Con esta construcción que nos da el movimiento, la exageración hace parte de cada uno de los integrantes del Colectivo, es una manera de expresar para que la voz llegue a más personas. Varias de las crónicas que escuche de Lemebel como: La muerte de Madonna, La loca del carrito, manifiesto (hablo por mi diferencia), Las Luces y la música nunca se apagaron; en ellas visualice las luchas internas, la resistencia, el cambio y el rechazo. Son historias tejidas por un mismo hilo conductor, confrontan para alzar la voz y ser transfiguradas. Cada una de estas crónicas, dan la posibilidad de crear imágenes, con las que Los Tupamaras nos llevan de la mano por el Jardín Botánico, su narrativa nos seduce para ejecutar esculturas móviles, dando un llamado al cambio, una puesta en escena de estatuas que reflejan los escritos de Lemebel. Imágenes que están llenas de significado, evidenciando el cuerpo como un lenguaje que se abre al mundo, mostrando las cicatrices; cicatrices como metáfora de transformación, de materializar la pintura, el maquillaje y la costura. Nos abren a la percepción de temas comunes como la muerte, el baile y los amores fugaces. Un performance que muestra e inspira la realidad latinoamericana, su verdad violenta mostrando acciones de manifiesto entre las dos polaridades de lo bello y lo cruel.


Foto: Faber Franco.



Bibliografía


1. Marta, Urtasun. “Locas que importan: crónicas de sidario de Pedro Lemebel” Anclajes, vol. X, núm. 10, diciembre, pp. 201-213 Universidad Nacional de La Pampa Santa Rosa, Argentina. 2006.


89 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo