GOD SAVE OUR QUEEN

Por Alex Trujillo Giraldo//


Madorilyn Crawford, madre y abuela de la escena transformista colombiana cumplió cincuenta años el pasado 10 de agosto. El personaje creado desde hace tres décadas como una oportunidad laboral, según afirma, se convirtió en una segunda piel que es la que amamos y admiramos. Tuvimos la oportunidad de charlar con ella sobre lo divino y lo humano, también cómo lleva esta fecha en medio de la pandemia del Covid-19.


Periódica: ¿Cuántos años cumples? Casi que es una pregunta doble.


M. C.: Cumplo 50 años. Pero Madorilyn, nació hace treinta años aproximadamente. Todo empezó, como por accidente. Me animé a ir a un reinado, sabiendo que no era lo mío, pero quería probar treparme. Luego fui a un concurso de imitación de Marilyn Monroe, ahí el señor del bar, me ofreció trabajar y hacer un show de una chica que imitaba a Marilyn, él se refería a Madonna. Entonces tomé aspectos de ambas y así nació Madorilyn.


Periódica: ¿Qué tanto hay de cada una en vos?


En formato VHS, aprendí los movimientos de Madonna con los amigos gays que me acompañaban como bailarines en mis presentaciones. Yo no duré mucho en la movida gay. Siempre era más de la vida nocturna heterosexual. Porque empecé a salir en medios como artista, fue gracias a ser Madonna.


Poco a poco me fui encontrando con el mundo trans, a identificarme en sus luchas, fue un proceso que sucedió al mismo tiempo. Sin embargo, creo que tengo de ambas, de Marilyn Monroe aprendí lo femenino y la sensualidad clásica. De Madonna, la rebeldía y una sensualidad más contemporánea. Para mí lo difícil fue aprender a bailar, pero mis bailarines fueron mis maestros.


Periódica: ¿Cuáles fueron esas mujeres que te marcaron en la infancia?


Mi primer referente, fue mi madre. La conocí en su plenitud, cuando era una artista del rebusque. Después cuando tenía 12 o 13 años, estéticamente tuve un referente, una amiga de mi mamá. Ella murió en la vía Villavo-Bogotá, y era una rubia muy hermosa que miraba con admiración siendo un niño. Esa muerte me marcó.


Periódica: ¿Ya que hablamos de muerte, cuántas veces has renacido?


Pues para mí, cuando me dí cuenta que era portadora de VIH fue como ir al purgatorio, porque la pasé muy mal. Tuve una recaída, pero me dí cuenta que la mente es muy fuerte y domina al cuerpo. Tocar la puerta a la muerte, me sirvió para cambiar hábitos, cuidarme más y alejar otros problemas.


Periódica: ¿Te consideras una sobreviviente?


Sí, en los años noventa murió mucha gente. No tanto mis amigas, pero sí gente de la escena.


Periódica: ¿Siempre madre, nunca abuela?


Yo ya soy abuela. De las chicas de mi casa, ya hay varias que son madres. Lo importante es recibir la vida como viene, para evitar complejos y bobadas. ¿No crees?


Periódica: ¿Cómo la has pasado esta cuarentena?


Más o menos, por la parte artística no me han ayudado. Por parte de las políticas públicas LGBTI, recibí dos ayudas al inicio. Pero me preocupa como artista del mundo del espectáculo, porque no hay trabajo y no se sabe cuándo reabran, seremos los últimos. Estoy en el rebusque vendiendo pinturas y rifas.


Periódica: ¿Algo para agregar?


Más apoyo al arte, y más respeto dentro de nuestra comunidad. No a la discriminación entre nosotros y para con nosotros. Ese sería mi mensaje.





97 vistas
  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2020 por Periódica. Creada con Wix.com